‘Upskilling’ & ‘reskilling’, formación para el desarrollo del talento

‘Upskilling’ & ‘reskilling’, formación para el desarrollo del talento

La transformación digital, la necesidad de retener el talento y contar con equipos cada vez más flexibles para seguir siendo una empresa competitiva, obliga cada vez más a los departamentos de Recursos Humanos a diseñar planes de formación internos para sus equipos.

Los conceptos upskilling y reskilling hacen referencia a dos modalidades diferentes de formación, según el contexto y el objetivo que se pretende alcanzar. Cuando se trata de adquirir nuevas competencias, o competencias emergentes, para mejorar el desempeño en el puesto actual nos referimos a upskilling. Sin embargo, si la orientación es hacia un cambio profesional que exige la adopción de nuevas responsabilidades hablamos de reskilling o reciclaje profesional.

Veamos cómo tanto upskilling como reskilling pueden definir la adecuada estrategia de talento para una organización orientada al futuro de la empresa y también al beneficio y bienestar de sus empleados.

Respuesta rápida y flexibilidad

Es mucho lo que Recursos Humanos puede aportar a una empresa a través de planes de formación, tanto para desarrollar la confianza profesional de sus empleados como para adaptar la empresa a lo que hoy denominamos entornos VUCA. Para ello, es fundamental ofrecer una respuesta rápida y flexible, acorde con las necesidades de la empresa y sus planes estratégicos, pero también abierta ante posibles imprevistos y cambios inesperados. Estos son algunos ejemplos habituales en el caso del upskilling:

  • Puesta en práctica de planes de formación asociados a la implantación del teletrabajo
  • Formación a los mánager sobre la dirección de equipos en remoto
  • Capacitación de los equipos en el uso de técnicas y herramientas colaborativas
  • Mejora de las llamadas habilidades blandas —soft skills—, como habilidades sociales y comunicativas y, en especial, las relacionadas con la gestión del cambio, la resolución de problemas o el pensamiento crítico
  • Adquisición de habilidades técnicas o competencias tecnológicas —hard skills— exigidas por la transformación digital y relacionadas, por ejemplo, con el big data o el desarrollo de software

Por otro lado, la modalidad de reskilling está asociada al aprovechamiento de nuevas oportunidades para la empresa. Un nuevo modelo de negocio online, la apertura de un nuevo modo de distribución o actualizar el marketing de una empresa hacia acciones de marketing digital también supone adquirir nuevas competencias o, incluso, una redefinición de la estructura de la empresa, con la creación de nuevos puestos o especializaciones. Esta transformación organizativa está estrechamente ligada con la desaparición en apenas 20 años de prácticamente la mitad de los puestos actuales debido a la automatización del empleo.

En cuanto a las modalidades de la formación, en un plan de formación completo, mixto y bien estructurado, pueden sumarse las ventajas de la acreditación y de la formación externa con las de la aplicación de coaching y mentoring internos.

Tres aspectos claves para el éxito en los planes de formación

En cualquier caso, los tres pasos imprescindibles para que cualquier plan de formación diseñado por Recursos Humanos consiga éxito son:

  • Conocer profundamente las necesidades reales de todos los miembros de la organización en función de su situación actual, expectativas y potencial, y de la propia estrategia de la empresa.
  • Integrar en la organización una cultura de aprendizaje continuo o de aprendizaje durante toda la vida, lo que se suele denominar lifelong learning. Todos los que forman parte de la empresa forman también parte activa y autoexigente de su propio aprendizaje, como una actividad no desligada de su desempeño diario sino, muy al contrario, inherente a su todo su desempeño y en especial a su relación con los demás.
  • Definir el plan dentro de un Entorno Personal de Aprendizaje (EPA o Personal Learning Enviroment) que no solo tiene en cuenta el aspecto tecnológico que permite contar con documentación, actividades o herramientas, sino también el objetivo y el componente social del aprendizaje en el entorno real de la empresa.

‘Upskilling’ digital, clave de futuro

El informe Upskilling for Shared Prosperity, publicado en enero de 2021 por el Foro Económico Mundial en colaboración con PwC, describe la importancia para las empresas de actualizar las competencias digitales de sus empleados. Destaca el valor del upskilling para ampliar las oportunidades laborales en el futuro y llegar a crear economías más sostenibles e inclusivas.

En concreto, con un horizonte fijado en la creación de empleo y el crecimiento de la economía en 2030, el informe sitúa a España como el país de la Unión Europea que conseguiría un mayor crecimiento económico si lograse actualizar y mejorar las competencias digitales de su población activa.

En definitiva, son muchísimos los beneficios que recibe una empresa que decide invertir en la formación interna de sus equipos, en lugar de recurrir al modelo tradicional de contrataciones y despidos. Probablemente, los más importante de estos beneficios están relacionados con la retención del talento, el desarrollo del employee engagement y la cultura de empresa asociada a actualización y autoexigencia.

A través del siguiente vídeo de Iñaki Aliende, director de estrategiaypersonas.com, descubriremos con todo detalle algunas de las políticas activas de formación y entrenamiento de profesionales que se esconden bajo los anglicismos de upskilling y reskilling.