Machine learning y Big Data al servicio de la búsqueda de talento

Machine learning y Big Data al servicio de la búsqueda de talento

La tecnología al servicio del reclutamiento, ese es el presente y futuro de la captación de talento en el sector de los Recursos Humanos. Cada vez más, el tratamiento de cantidades ingentes de datos y el aprendizaje automático, juegan un papel fundamental en la detección de talento y llevan a los reclutadores a encontrar aquellas personas que mejor encajarían en los puestos vacantes de las empresas que los solicitan.
Esta búsqueda de talento tiene una diferencia fundamental frente al modelo tradicional en el que el candidato opta a un puesto vacante que se anuncia en diferentes plataformas: también encuentra candidatos que no están en búsqueda activa de empleo. Esto es muy interesante, puesto que se llega a personas que tienen un puesto de trabajo, que podrían estar abiertos a un cambio, pero que no han llegado a iniciar una búsqueda.
En este punto, seguramente habrás pensado en la modalidad de headhunting, es decir, la captación de perfiles altos y muy especializados. Mediante este método de selección de personal, el cazatalentos busca directamente el perfil solicitado sin que el candidato esté buscando trabajo, ni haya que contactar previamente con él. Efectivamente, si se involucran las tecnologías de análisis predictivo, Big Data y machine learning, se estará poniendo en práctica una especie de «headhunting automático».
Como es lógico, siempre será necesario el factor humano como elemento clave en la decisión final, pero la tecnología está a nuestro servicio para mejorar el proceso de búsqueda de perfiles, para ampliar mucho nuestro rango de alcance, y para disponer de una mayor precisión en la correspondencia de perfiles con puestos vacantes.

Big Data y Machile learning, ¿cómo pueden ayudar a detectar perfiles ideales?

Estas tecnologías, además del análisis predictivo, están hoy «de moda». Podemos encontrar centenares de artículos cada mes que se refieren al uso de Big Data e Inteligencia Artificial para múltiples tareas, y siempre encontramos un denominador común: estas tecnologías hacen los procesos más eficientes.
Por Big Data entendemos las tecnologías que hacen posible el análisis de conjuntos extremadamente grandes de datos, para revelar de esta manera patrones, tendencias y asociaciones entre datos, sobre todo relacionados con el comportamiento humano y las interacciones sociales.
Por otro lado, tenemos el machine learning, o aprendizaje automático, que es una rama de la inteligencia artificial y que, básicamente, permite crear algoritmos capaces de aprender por sí mismos o, lo que es lo mismo, que sean capaces de generalizar comportamientos a partir de conjuntos de datos de ejemplo. En otras palabras, el aprendizaje automático permite refinar los procesos para encontrar mejores soluciones al problema que se plantea. En el caso que nos ocupa, el problema sería encontrar al mejor candidato para el puesto vacante.
Combinando ambos conjuntos de tecnologías y metodologías, es posible recabar los datos de miles de candidatos que provienen de una diversidad de fuentes (por ejemplo, las redes sociales de uso personal o profesional, y virtualmente cualquier dato público de los candidatos del que haya registro, y siempre cumpliendo las leyes de protección de datos, como es obvio) y procesarlos de manera que demos con un puñado de perfiles ideales para cubrir el puesto vacante.
Y todo de manera automatizada, lo que quiere decir que seremos capaces de procesar más perfiles, con mayor eficiencia y precisión. Parece algo de ciencia ficción, pero no lo es: es la aplicación lógica de las nuevas tecnologías de procesamiento de datos y de optimización de procesos.