‘Lifelong learning’, un gran desafío personal

‘Lifelong learning’, un gran desafío personal

Hasta hace unos años, el conocimiento que se obtenía en la universidad o en cualquier otro tipo de institución de educación superior era la base sobre la que se apoyaba toda la vida laboral de una persona. Pero los tiempos han cambiado, y mucho. El contexto actual exige una actualización permanente de conocimientos y habilidades para no quedarse fuera del mercado laboral.

El término lifelong learning hace referencia a la formación continua, a seguir aprendiendo y mejorando a lo largo de toda la vida con el objetivo de crecer a nivel profesional y mejorar nuestra empleabilidad. La principal diferencia entre la formación continua y la reglada es que la primera es totalmente voluntaria y solo depende de la motivación que cada individuo tenga para aprender algo nuevo cada día. Por ello, para muchos expertos el lifelong learning es, ante todo, un desafío personal.

Los profesionales buscan en el lifelong learning el camino que les permita reciclarse y dar un giro de 180º a su vida laboral y las empresas, por su parte, la clave para mantener su competitividad.

¿Cómo ser un ‘lifelong learner’?

Sin miedo a lo digital

Las plataformas digitales se han convertido en verdaderas escuelas. El e-learning, los podcasts y los webinar, por citar tan solo algunos ejemplos, permiten ampliar conocimientos y mantenerse siempre actualizado.

Apuesta por el aprendizaje compartido

Compartir conocimientos y reflexiones con otras personas es una manera muy eficaz de tomar conciencia de otros puntos de vista que nos ayuden a complementar la nuestra.

Nunca pierdas la curiosidad

La curiosidad es una de las herramientas más importantes para la superación personal. Nos saca de nuestra zona de confort, nos lleva a hacer preguntas y a buscar respuestas cada vez más específicas y concretas.

Principales beneficios del ‘lifelong learning’

La formación continua como actitud vital aporta innumerables ventajas como, por ejemplo:

  • Favorece una mayor capacitación y una mejora constante del desempeño laboral
  • Permite un aumento de la productividad y la competitividad
  • Conlleva un incremento de la satisfacción y la motivación
  • Potencia la resiliencia e impulsa la disrupción y la creatividad
  • Facilita la especialización

El ‘lifelong learning’ y las profesiones del futuro

La Cuarta Revolución Industrial ha impactado con fuerza en el mercado laboral marcando como imprescindibles las competencias digitales. Y es que la Industria 4.0 fomenta, sin ninguna duda, que los empleados se adapten de forma efectiva y rápida a las transformaciones tecnológicas, lo que está desencadenando el surgimiento de nuevos perfiles, algo ya detectado por el Foro Económico Mundial de Davos en 2016: en su informe The Future of Jobs concluyó que “el 65% de los niños que entran hoy a la escuela primaria terminarán trabajando en empleos que todavía no existen”.

El tiempo dirá si realmente las profesiones del futuro serán todas nuevas o muchas serán simples evoluciones de las ya existentes, pero lo cierto es que esta situación requiere de un modelo educativo que favorezca un mayor grado de especialización superior, como es el caso del lifelong learning.

Queda claro que el concepto tradicional de formación, unidireccional y preestablecida, se ha quedado obsoleto y que las posibilidades que ofrece el lifelong learning en materia de formación son múltiples gracias, fundamentalmente, a la irrupción de innovaciones educativas de la mano de Internet. ¿A qué esperas para seguir formándote y marcar la diferencia?

A través del siguiente vídeo podemos acceder a la charla impartida el 13 de marzo de 2019 en el Tecnológico de Monterrey sobre Tendencias en lifelong learning. En dicha charla participaron Jorge Blando, vicerrector de Educación Continua del Tecnológico de Monterrey y María del Carmen Temblador, directora de Desarrollo de Soluciones de Aprendizaje del Tecnológico de Monterrey.