La fórmula para medir el ROI de formación en la empresa

La fórmula para medir el ROI de formación en la empresa

Toda empresa que quiera crecer debe pensar en la formación de sus trabajadores y trabajadoras. Si ellos crecen en conocimientos, la organización crece en talento. 

 

¿Qué es la formación empresarial? 

Son el conjunto de acciones formativas destinadas a mejorar las competencias de los empleados y empleadas de las empresas. Con ellas se persigue establecer un equilibrio entre las aptitudes del capital humano y lo que exige el mercado laboral. 

Todo trabajador o trabajadora debe tener la formación suficiente acorde a las necesidades de su trabajo. Para ello es necesario que haya un balance entre conocimientos, habilidades y muy importante, su actitud. 

Las empresas que apuestan por la formación empresarial se garantizan el éxito a largo plazo de su negocio.  

El departamento de RR.HH. o de formación será el encargado de plantear un plan de formación. 

 

¿Qué es un plan formativo? 

Es la planificación de programas de formación para mejorar paulatinamente las destrezas de los trabajadores y trabajadoras de la empresa. 

 

¿Cuáles son las ventajas de tener un plan de formación para una empresa? 

La formación ayuda a: 

  • Mejorar las deficiencias en relación con los conocimientos que puede tener un empleado o empleada en el puesto que se desempeña. 
  • Optimiza sus aptitudes. 
  • Favorece el rendimiento de la empresa y aumenta la productividad. 
  • Se incrementan las posibilidades de ascenso o reubicación del trabajador o trabajadora. 
  • Aumenta el talento interno y este puede ser un punto diferenciador frente a la competencia. 
  • Impulsa la diferenciación por habilidades, permitiendo que haya un capital humano polivalente. 
  • Incentiva la satisfacción personal de cada empleado o empleada. 
  • Cuando es formado o formada en áreas que son de su interés y para crecer profesionalmente, siente que se lo escucha y se lo tiene en cuenta. 
  • Adaptación a los cambios imperantes en el mercado laboral. 
  • Favorece los procesos de gestión de calidad. 
  • Permite una mayor flexibilidad y capacidad de adaptación. 

 

¿Cuáles son las ventajas de tener un plan de formación para los trabajadores y trabajadoras? 

  • Adquieren nuevos conocimientos y mejoran sus habilidades. 
  • Se produce una mejor integración social. 
  • Aumenta su grado de motivación. 
  • Se activa su participación. 
  • Favorece la promoción interna. 
  • Se vuelven más eficientes en su área. 
  • Toman mejores decisiones. 
  • Se hacen responsables y resuelven mejor los problemas. 
  • Se incrementa su valor profesional y autoestima. 

Hoy en día algunas de las formas más usadas en las empresas para impartir formación son: 

  • Presencial: acude un formador a realizar formación in company. 
  • E-learning: el aprendizaje se realiza online usando una plataforma de formación. El trabajador o trabajadora adquiere conocimiento a su ritmo y desde cualquier dispositivo móvil. Descubre aquí sus ventajas. 
  • Semipresencial: combinación de las dos anteriores. 
  • Gamificación: Se usa el juego como metodología de aprendizaje. Conoce sus beneficios para los RRHH aquí.

 

¿Cómo saber si el plan de formación da resultados? 

Para conocer la efectividad de la formación en la empresa hay que medir. La formación es una inversión, nunca debe verse como un gasto. 

El ROI o Return On Investment es el retorno de la inversión económica generada en este caso por acciones formativas.  

Se trata de responder a la pregunta ¿porqué capacitar a este grupo de empleados o empleadas? 

Para conocer si esa inversión da frutos, se debe medir el ROI en formación. 

La fórmula para sacar el ROI es la siguiente: 

(Beneficio obtenido - inversión) / inversión 

El beneficio obtenido tiene que ver con las ganancias generadas por ventas de servicios por ejemplo, y la inversión sería los costos derivados de la capacitación. 

Imagina que formar a 1 empleado para un proyecto concreto requiere una inversión de 1.000 euros, pero con esa formación puedes obtener 3.000 euros de ganancias. 

Tu ROI será (3.000 -1.000) / 1.000 = 2 

El ROI se expresa en porcentaje, por lo que se multiplica por 100. Con un ROI de 200% has ganado el 200% del dinero invertido.  

Si el ROI es negativo, significa que has perdido dinero.  

 

5 puntos clave para analizar el ROI en formación 

 

1. ¿Qué grado de satisfacción tiene el empleado o empleada tras la formación? 

Para analizar el ROI en formación es importante conocer el punto de vista tras la formación recibida, así como también su grado de satisfacción. 

Completando una encuesta se puede conocer si el formador o la formadora han estado a la altura de las expectativas de la empresa y del alumno o alumna. 

Además, podrá evaluar si los contenidos han sido suficientes o acorde a sus necesidades. 

En el caso de que hayan sido deficientes, se podrá proponer mejoras a quien imparta la formación.

 

2. ¿La formación ha servido para incrementar el conocimiento? 

Es fundamental tener en cuenta si el trabajador o trabajadora ha tenido una experiencia de aprendizaje eficaz y sobre todo, en qué medida el conocimiento adquirido le sirve en el día a día de su puesto de trabajo.  

 

3. ¿Las herramientas utilizadas durante la formación han sido eficientes? 

Las herramientas deben estar a merced de la formación, sin ser un impedimento en el aprendizaje. Si el trabajador o trabajadora tarda más tiempo en aprender a usar una plataforma de formación o las herramientas que utiliza el formador o formadora son difíciles de entender, se entorpece el proceso de aprendizaje y se produce deficiencia en la formación. 

 

4. ¿Qué valor aporta la formación al empleado o empleada? 

Es elemental medir si tras la formación, se han puesto en práctica los conocimientos adquiridos y si los resultados han sido los esperados.  

Es esencial que los conocimientos mejoren los procesos para aumentar la productividad. 

 

5. ¿Conoces el valor monetario de la formación? 

Si has aplicado la fórmula de arriba deberías saber si la inversión que ha realizado la empresa en formación ha resultado positiva en comparación a los tiempos de producción y a los gastos realizados, por ejemplo.  

 

A modo de resumen, la empresa que quiera medir el ROI en formación debe: 

  • Identificar los costos de capacitación para calcular la inversión a realizar. 
  • Desarrollar un sistema de evaluación, teniendo en cuenta cuáles son los indicadores relevantes. 
  • Identificar qué impacto ha dejado la formación en los trabajadores y trabajadoras. 
  • Analizar todos los resultados. 

Ahora te toca a ti ¿se mide el ROI de formación en tu empresa?