‘Coaching’ y ‘mentoring’: cercanía y personalización en el desarrollo del talento

‘Coaching’ y ‘mentoring’: cercanía y personalización en el desarrollo del talento

El coaching y el mentoring no son tan recientes como podría parecer... Es conocida la figura del maestro en los talleres del Renacimiento, donde el artista instruía a su pupilo y este heredaba el estilo de su tutor. A veces, hasta el punto de hacer indistinguibles las obras de uno u otro. Si recurrimos a la filosofía clásica, Platón y Sócrates representan el mejor ejemplo de relación profundamente humana en el aprendizaje. Ellos representan un buen ejemplo de lo que se conoce como pedagogía de la amistad y el diálogo.

Volviendo ya a nuestro siglo y refiriéndonos al ámbito profesional, tanto en el coaching como en el mentoring existe la figura del maestro que acompaña y guía. Ambos son métodos que las empresas aplican para desarrollar el talento de sus empleados. Eso sí, desde un enfoque más individualizado y potenciando las relaciones entre personas implicadas hacia un objetivo bien definido.

Confianza y orientación

El punto de partida es un concepto diferente al de relación laboral al uso, que se desarrolla a través de la interacción, la práctica y el diálogo, pero sobre todo desde la confianza mutua. El desarrollo del potencial y la consecución de los objetivos se ve así favorecido por una implicación y, sobre todo, por una motivación mucho mayor, afianzada en un contacto humano y personal.

En el caso del coaching la relación entre entrenador (coach) y entrenado (coachee) sigue un plan de acción específico y se dirige al corto o medio plazo. Normalmente el plan está condicionado por la necesidad de la empresa de mejorar o consolidar a sus equipos, lo que requiere potenciar e, incluso, descubrir su potencial y mejorar así su rendimiento actual. Entre el coach, que suele ser un externo, y el coachee se establece un plano de igualdad profesional. Y gracias a él se desarrolla un diálogo basado fundamentalmente en preguntas dirigidas al autoconocimiento y la mejora.

Cuando se aplica el método del mentoring, tanto el mentor como el tutorado, o mentee, trabajan en la misma empresa. Se busca el crecimiento profesional del mentee aprovechando los conocimientos y habilidades que el mentor ha adquirido a través de su experiencia; aunque en realidad, siempre se muestra como una práctica de aprendizaje y enriquecimiento mutuos. Los programas de mentoring persiguen metas a medio o largo plazo, y tanto el potencial como el valor estratégico de los objetivos son esenciales.

Dentro de los planes globales de un departamento de Recursos Humanos, ambos métodos representan:

  • Atención personalizada y desarrollo del talento
  • Uso inteligente del tiempo, la experiencia y el conocimiento
  • Aprendizaje continuo
  • Flexibilidad y adaptabilidad en la gestión del cambio
  • Prácticas de comunicación

'Coaching' y  'mentoring': objetivos y resultados

Podría parecer que ambos métodos no representan una novedad realmente significativa, en lo que tienen de interacción de dos personas en favor de procesos de aprendizaje. Sin embargo, la adecuada aplicación del coaching y mentoring va mucho más allá de la transmisión de conocimientos y habilidades, y sus implicaciones son enormes en el crecimiento de una empresa cuando se cumplen estos requisitos:

  • Sistematización, estructura y planificación de los programas
  • Selección de los participantes de acuerdo con sus habilidades y potencial, pero también según las aspiraciones y expectativas profesionales del coachee o el mentee
  • Orientación a los objetivos individuales del coachee y el mentee
  • Alineación con los objetivos estratégicos de la empresa a corto, medio o largo plazo
  • Desde la puesta en marcha de los programas, claridad en la comunicación al coachee o al mentee sobre sus beneficios
  • Capacitación del coach y el mentor, que no solo deben aportar experiencia y conocimiento
  • Planteamiento individualizado y seguimiento

Las personas que participan en estos programas suelen valorar positivamente la experiencia y se muestran interesados en participar en nuevos retos. Suelen destacar la oportunidad de ampliar su relación con otras personas, sobre todo en grandes empresas y más aun en las multinacionales. También subrayan el valor de la nueva experiencia y del feedback recibido.

Probablemente, detrás de esas valoraciones positivas subyace un aspecto fundamental en ambos métodos: el mentoring y el coaching abren fronteras al desarrollo del talento, pero también extienden el universo de las relaciones humanas.

A través del siguiente vídeo de Judit Catalá, de Ideas Empresa, podrás conocer al detalle las cinco diferencias fundamentales que existen entre el coaching y el mentoring empresarial: