Claves para crear una marca personal potente y efectiva

Claves para crear una marca personal potente y efectiva

Actualmente, todas las prácticas destinadas a darnos a conocer en el mundo laboral, intercambiar conocimientos y, en definitiva, conseguir nuevas oportunidades, solo se ven reforzadas si contamos con una marca personal que nos haga visibles e interesantes para las empresas.

Nuestra marca personal es lo que nos distingue, el valor real que podemos aportar a quien nos contrata. Para definirla, fundamentalmente, debemos aplicar técnicas de marketing, como si nosotros fuéramos una marca. Se trata de diseñar nuestro propio plan de comunicación hacia las empresas en las que nos interesaría trabajar. Para hacerlo, ¿por dónde debemos empezar y qué es lo que realmente funciona?

¿Qué es la marca personal?

El concepto de marca personal, o personal branding, no es nuevo. Apareció por primera vez en un artículo del autor estadounidense Tom Peters publicado en 1997 por la revista Fast Company. En un mundo tan competitivo, Peters señalaba que solo tratando nuestra carrera como una marca podemos conseguir éxito profesional, igual que las marcas lo consiguen con el marketing de sus productos. Desde entonces el concepto ha ido evolucionando, sobre todo por el auge de las redes dociales y la importancia del networking.

Hoy existen empresas especializadas en asesorarnos sobre cómo desarrollar nuestra marca personal y destacar nuestro talento. Hacerlo nosotros mismos nos permitirá reflexionar, conocernos mejor profesionalmente e, incluso, enfrentarnos a nuevas preguntas y resolver nuestras propias dudas. De hecho, este ejercicio puede llegar a formar parte de nuestra propia reflexión y aprendizaje. Además de enfrentarnos al diseño de los mensajes sobre nosotros mismos, también aprenderemos a adaptarlos a los diferentes canales a los que podemos recurrir para ser visibles y llegar eficazmente a nuestro mercado.

Reflexión sobre nosotros mismos como profesionales

Debemos dedicar a esta práctica todo el tiempo necesario, sin precipitarnos, para no recurrir a las opciones más previsibles o convencionales. Solo así conseguiremos construir nuestra verdadera marca personal. El ejercicio debe permitirnos paso a paso cubrir todos estos objetivos:

  • Identificar nuestro target, centrándonos en las empresas a las que querríamos dirigirnos. Son nuestro público objetivo y a ellas debemos adecuar nuestros mensajes, y también nos dan la pauta de cuáles deben ser los canales que debemos utilizar.
  • Definir nuestro posicionamiento, es decir, qué queremos que piensen de nosotros; en cierto modo, se trata de construir nuestra reputación.
  • Destacar lo que nos diferencia, a partir de nuestras especialidades y, sobre todo, de nuestro talento.
  • Presentar nuestra propuesta de valor, lo que ofrecemos como profesionales, pensando fundamentalmente en lo que necesitan de nosotros.

Todos los puntos anteriores son esenciales, pero es en el último, al presentar nuestra propuesta de valor, cuando debemos hacer un mayor esfuerzo. Porque no se trata de insistir en el listado de nuestras habilidades o aptitudes, ni tampoco en nuestros objetivos profesionales. Debemos conseguir describir de forma estratégica, y perfectamente comprensible para la empresa a la que queremos dirigirnos, cuáles son las soluciones que le ofrecemos. Si se trata de convertirse en la persona elegida en un proceso de selección, tu principal valor frente a los demás será las necesidades que cubrirás a la empresa y las soluciones que les ofreces. Cuanto más concretas, orientadas y valiosas sean estas soluciones, mayores serán tus posibilidades de ser seleccionado. Ponte como objetivo que tu propuesta de valor sea, por encima de todo, transparente y convincente.

Comunicar nuestra marca

Tu posicionamiento, qué quieres que piensen de ti, es la base de tu propio plan de comunicación. Su efectividad depende en gran parte de la claridad y coherencia de los mensajes y de cómo estos se adaptan al lenguaje de nuestro receptor y a cada uno de los canales que vas a utilizar.

Tu marca personal es, desde la primera impresión, una marca digital, por lo que tu visibilidad online es clave para el éxito. Los resultados que ofrezcan los buscadores al escribir tu nombre ofrecen la primera imagen de ti, por eso es tan importante tu visibilidad en las diferentes webs, redes sociales y plataformas digitales. Incluso puedes definir tu estrategia online y tener en cuenta la relevancia de tu contenido de acuerdo con los criterios que aplican los motores de búsqueda, para obtener así mayor visibilidad.

Cada uno de los diferentes canales cuenta con un objetivo y lenguaje propios que es preciso tener en cuenta:

  • Disponer de un blog personal en el que publiques tu propio contenido original sobre temas profesionales relacionados con tu sector ofrecerá una imagen de ti especializada e innovadora. Incluso puedes mostrar tu carácter entusiasta y comprometido. Puedes conseguir interacciones de personas interesadas en lo que escribes y mayor visibilidad en buscadores si eres constante y actualizas con mucha frecuencia tu contenido y utilizas determinadas palabras clave, relacionadas con tu sector.
  • Las redes sociales especializadas en el ámbito profesional te permitirán posicionarte y reforzar y ampliar tu red de contactos y empresas. Además de compartir información profesional sobre ti, puede resultarte muy útil pertenecer a grupos de interés y disponer de información actualizada sobre tendencias o eventos, además de conocer nuevas ofertas de empleo.
  • Las redes sociales pueden definirte como alguien conectado, que dialoga, comparte intereses y contribuye a divulgar información útil. Las redes sociales también te permiten reforzar aspectos no estrictamente profesionales, sobre todo los relacionados con tus intereses o creatividad, enriqueciendo así tu marca personal, pero siempre dentro de un planteamiento coherente y teniendo en cuenta tu target y posicionamiento.

En general, según los temas sobre los que elijas publicar, a quién sigas y los grupos a los que pertenezcas, tu presencia en las redes sociales te permitirá estar informado e integrado, pero, sobre todo, ser visible y reconocido. Tu social proof mostrará en qué medida tu marca personal resulta exitosa, por ejemplo, según el número de seguidores, retweets o comentarios que recibas. Para conocer tus resultados concretos, corregir errores y, en definitiva, medir la efectividad de tu plan de comunicación, debes estar atento y recurrir a herramientas que te permitan medir todas tus interacciones.

Junto a las soluciones que ofreces, los aspectos emocionales, tu implicación y, en especial, tu coherencia y honestidad son los que finalmente terminarán por definir tu original marca personal. Tu seña de identidad debe quedar reflejada en todo lo que expreses. En definitiva, lo que dará carácter a todo lo que comuniques, lo que es en definitiva más diferenciador de ti, es lo que tú eres, como persona y profesional.

A través del siguiente vídeo de Borja Vilaseca, comunicador, emprendedor y creador de sistemas pedagógicos, podremos descubrir todas las claves para crear nuestra marca personal paso a paso.