Come sano en tu lugar de trabajo y mejora tu vida

Come sano en tu lugar de trabajo y mejora tu vida

¿Sabías que comer sano no es lo mismo que perder peso? Si quieres tener la energía necesaria para “sobrevivir” a las 8 horas de tu jornada laboral, te invitamos a leer la información que compartimos contigo en este artículo. 

Quizá seas de los que piensas que comer en tu lugar de trabajo supone meterte en el cuerpo comida basura, y no siempre es así. Tanto si comes en el comedor de la empresa, como si lo haces en el restaurante o bar de la esquina puedes elegir opciones saludables y cuidar tu nutrición. Si te llevas un táper, no tienes excusas.  

Elegir comida fast food es un problema de falta de compromiso contigoComer sano es cuidarse y quererse. 

La Organización Mundial de la Salud manifiesta que: 

  • Una dieta saludable nos protege de la malnutrición y de enfermedades no transmisibles como la diabetes, las cardiopatías, los accidentes cerebrovasculares y el cáncer. 
  • Las dietas insalubres y la falta de ejercicio físico son dos factores de riesgo mundial. 

Además de cuidar tu salud, comer sano es darle a tu cuerpo lo que necesita para mantenerten forma y feliz. 

En el siguiente vídeo descubre los mitos y verdades de la alimentación saludable que nos comparte el científico J.M. Mulet: 

Alimentarte saludablemente es un estilo de vida, no lo tomes como un sacrificio. Es llevar un plan de comidas equilibradas, no se trata de hacer dietas. 

continuación, te compartimos 6 beneficios de comer sano en el trabajo y mejorar tu vida: 

1. Aumentas tu productividad 

Tu cabeza consume gran parte de tu energía corporal para poder funcionar. Cuando mejor sea la calidad de la comida que ingieras, mejor funcionará tu cerebro. 

Diferentes estudios demuestran que comer sano aumentan tu productividad, tu capacidad de concentrarte y eficiencia. 

Comer más sano, hará que cumplas con todos los objetivos que te propongas. 

2. Protégete de enfermedades graves 

Comer sano hoy, hará que tengas salud mañana. Tener hábitos de nutrición saludable, a largo plazo disminuye los riesgos de padecer presión alta, infartos, diabetes, gota, artritis o cáncer.  

¿Eres consciente de que tienes un solo cuerpo y que está en ti cuidarlo? 

3. Evitas tener desnutrición 

Según la RAE una persona está desnutrida cuando está mal alimentado. Si no ingieres los nutrientes necesarios, tendrás más ganas de comer comida basura carentes de vitaminas, minerales, etc. 

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) estableció una nueva pirámide alimentaria y en esta guía más de 100 profesionales de la nutrición y la salud se han puesto de acuerdo ofreciendo recomendaciones para comer sano.  

4. Estimulas tus papilas gustativas 

Al llevar un día de aquí para allá y sin parar, seguramente recurras a alimentos preparados o ultra procesados. El inconveniente que presentan las comidas que “no son reales” es que están saturadas de grasas, azúcar, sal o con potenciadores del sabor para hacernos comer más cantidad. 

De esta forma te vuelves adicto a este tipo de alimentos y se distorsiona tu sentido del gusto. Comer sano estimula tus papilas gustativas y descubrir sabores nuevos, diferentes y naturales.  

5. Aumentas tus niveles de energía 

¿A que cuando vuelves de comer te sientes con ganas de ir a dormir la siesta? ¿Cuándo comes poco te sientes con un letargo del que te resulta difícil reponerte? 

Esta sensación hace que te cueste ponerte de nuevo a trabajar y no ves la hora que tu jornada laboral se acabe.  

¿Te has preguntado por qué te sientes así?  

Si lo que comes contiene una cantidad elevada de carbohidratos simples, se disparan tus niveles de azúcar en sangre, haciendo que se liberen el exceso de insulina. Al liberarse esta hormona aumenta la sensación de pesadez y sueño.  

Para evitar este malestar, procura ingerir en tu almuerzo carbohidratos complejos. La pasta integral, las verduras y la proteína pertenecen a este grupo y te liberarán de esas ganas de dormir la siesta. 

Si mantienes este hábito saludable notarás que aumentan tus niveles de energía.

6. Planificas tus comidas 

Si quieres comer sano, debes tomar acción y una forma de hacerlo es planificando tus comidas a diario. 

  • Desayuna: nunca salgas de casa sin desayunar. El cuerpo necesita activarse y tener la energía suficiente para trabajar. Además, te permitirá evitar el típico picoteo mientras estás escribiendo en el ordenador y la sensación de hambre. 
  • A media mañana realiza una parada para comer algo. Tienes infinidad de opciones para comer sano, puedes llevarte fruta cortada, un yogurt desnatado, unas lonchas de pavo o un puñado de frutos secos. 
  • A medio día elige comer en el comedor o llévate la comida preparada desde casa. En cualquier caso, elige las preparaciones a la plancha, hervidas o al horno. Evita los fritos, empanados, enlatados o procesados. Si sales a comer fuera, elige menús saludables que los hay en prácticamente todos los restaurantes. 
  • Antes de irte come otro tentempié o una infusión para llegar con menos hambre a la cena cuando llegues a tu casa. 
  • Durante toda la jornada laboral ten una botella (en lo posible de vidrio que es más sana y cuida el medioambiente) llena con agua y bebe de 6 a 8 vasos.  

Según el estudio realizado por ISS Iberia, “Nutrición saludable en el workplace, el 87% de las empresas españolas consideran que la salud y el bienestar en el lugar de trabajo son temas importantes para mejorar las productividad y el absentismo, además de ser esencial para atraer y retener al talento y mejorar el rendimiento de los trabajadores. 

 Algunas empresas ya son conocedoras de estos beneficios y han implementado programas de concienciación para la incorporación de hábitos saludables: 

  • Avanttic, consultora de Oracle lleva un par de años promoviendo su cultura #Avanttic_Healthy con sus trabajadores. Lo demuestran en Instagram, puedes verlo aquí.
  • Mahou- San Miguel hace 18 años que inició su programa de bienestar – Cuidarme – ofreciendo planes personalizados de coaching a sus trabajadores que quieren reducir su riesgo cardiovascular, comer sano, dormir mejor, o hacer rutinas de ejercicios o relajación en sus instalaciones. Además, fue la primera empresa española en obtener el certificado de empresa saludable. Haz clic aquí y descubre sus buenas prácticas.
  • Henkel, detectó que sus empleados tenían una tasa alta de sobrepeso con el consecuente riesgo cardiovascular que genera, por lo que decidió incentivar a su plantilla a cambiar hábitos alimenticios. A quienes eligen comer sano con su opción verde en el comedor de empresa, se les sella una tarjeta y participan en sorteos de viajes, por ejemplo.  

Aunque haya empresas como las arriba mencionadas que estén concienciadas en el bienestar de sus empleados, otras no lo están. Es responsabilidad de cada persona poner solución al respecto. 

Y tú ¿comes sano en tu lugar de trabajo?